DUELO

El duelo es el proceso de adaptación activo y natural que permite reorganizar el equilibrio personal y familiar roto a raíz de la pérdida de un ser querido.

 

 Se trata de una respuesta emocional, de comportamiento y de pensamiento que desestabiliza y desorganiza temporalmente a la persona que se encuentra en situación de pérdida. Es un proceso activo de transformación que implica un desafío, el desafío de encontrar nuevos caminos para poder ajustarse a un mundo que ha cambiado para siempre.

Aunque la pérdida de un ser querido es un acontecimiento que no puede escogerse, la elaboración del duelo es un proceso de afrontamiento lleno de posibilidades. Para hablar del duelo se usan dos verbos: estar y hacer. Estar en duelo, hacer el duelo. Hacer el duelo implica que la persona se comprometa activamente en un trabajo personal.

No todos los duelos se viven del mismo modo, y cada persona lo hace a su manera. Esto depende de la forma en que el individuo se ha construido, de las dificultades que ha tenido para vivir los primeros duelos de su existencia y del vínculo que mantenía con la persona fallecida.

Lic. Aldana Di Costanzo, psicóloga especializada en duelo.

Fundadora y directora Fundación Aiken. Acompañamiento de la familia en duelo.

Grupo Jardín del Pilar